Ciencia y Peso
La Ciencia de la Nutrición y la Salúd

La caída de la libido o del deseo sexual puede afectar tanto a hombres como a mujeres. La causa que puede desencadenar este evento suele estar relacionada con el estrés, pero también pueden contribuir los desequilibrios hormonales , las dietas desequilibradas , la fatiga y diversas patologías. La disminución del deseo por tanto, puede depender tanto de factores psicológicos como de disfunciones de nuestro organismo. 

Veamos cuáles son los síntomas, las principales causas y qué tipo de remedios naturales se pueden tomar para intentar aumentar el deseo, tanto en hombres como en mujeres.

¿Qué es la astenia sexual masculina?

La astenia sexual se describe como una disminución de la eficiencia sexual masculina que puede ir acompañada de problemas que se presentan en la fase de andropausia.  La fatiga ocurre cuando hay una disminución del deseo sexual que puede estar asociada con una disminución de la testosterona. Puede ocurrir a una edad temprana y provocar desequilibrios psicológicos. Generalmente puede ser:

  • un trastorno del deseo sexual hipoactivo: es decir, donde faltan las fantasías sexuales y hay una falta real de deseo, donde no crees querer compartir momentos de intimidad que se convierten en coacciones y se viven de forma obligatoria y frustrante;
  • un trastorno de aversión sexual: donde la persona evita cualquier tipo de contacto físico, mostrando un claro rechazo.

Astenia sexual femenina: ¿que es?

La fatiga en las mujeres se manifiesta de manera similar a la de los hombres , pero también involucra la esfera emocional. Cuando hablamos de placer femenino, pensamos en una especie de actividad sexual mecánica, pero en realidad el placer es visto como algo que también implica la esfera psicológica.

De hecho, cuando se trata de la astenia sexual femenina no se separa del bienestar emocional de lo mental. Las hormonas juegan un papel importante en la experiencia emocional y cognitiva de una mujer. El deseo por el placer femenino convive con otras emociones, como: enfado, ansiedad, miedo, angustia. Cada mujer, por tanto, experimenta estas emociones de forma diferente.

Causas principales

Las causas que subyacen a la reducción del deseo sexual son muchas y pueden estar relacionadas con:

  • razones de salud: son muchas las patologías de las que depende la disminución de la libido, en particular las atribuibles a las hormonas;
  • condiciones patológicas como depresión y estrés;
  • edad avanzada: cuanto más envejecemos, más disminuye la libido;
  • menopausia: con la llegada de la menopausia la mujer sufre una alteración de las hormonas que puede contribuir a una disminución del placer sexual
  • andropausia: síndrome masculino que provoca una disminución en la producción de testosterona y otras hormonas producidas por los testículos.

Sintomatología

Los síntomas relacionados con la disminución de la libido están relacionados con la disfunción hormonal y pueden manifestarse con fatiga, cansancio, astenia, desmotivación, alteraciones en el ciclo menstrual, reducción del volumen eyaculado. A nivel psicológico, sin embargo, también pueden conducir a casos extremos de depresión o un simple cambio de intereses en el que el interés sexual pasa a un segundo plano.

Diagnóstico

En caso de disminución de la libido, en función del cuadro clínico y la visita a la que el médico somete al paciente, están indicadas una serie de pruebas hormonales para evaluar el estado general del hombre o mujer. Existen pruebas psicológicas u otras pruebas como la prueba de ondas cerebrales bioelectrónica computarizada, que evalúan la condición mental en función del estado de ánimo. En el abordaje de la enfermedad siempre es bueno acudir a especialistas que ayuden a establecer un diagnóstico correcto y por tanto intervenir con prontitud con el tratamiento adecuado.

Tratamientos farmacológicos

En cuanto a los tratamientos farmacológicos, una vez comprobado que se trata de una disminución del deseo sexual, junto con su médico intentaremos identificar las causas subyacentes e iniciaremos un tratamiento orientado a corregir el déficit hormonal, con la administración de hormonas deficientes. También existe la psicoterapia, que ayuda a resolver estados emocionales alterados o específicos relacionados con la sexualidad. En este caso, este tipo de tratamiento ayuda a remover, procesar y resolver todos los problemas que provocan los síntomas, involucrando a la pareja en los casos en que el malestar incumbe a ambos o es muy evidente.

Remedios naturales y nutrición

Junto a la farmacoterapia, también es posible recurrir al uso de remedios naturales, donde no existen síntomas relacionados con otras patologías. Los remedios a base de hierbas medicinales que pueden ayudar a aumentar la libido son:

  • Ginseng americano útil en presencia de trastornos sexuales femeninos;
  • anís , hinojo y romero que ayudan a regular el flujo sanguíneo durante el período menstrual;
  • suplementos a base de ginko biloba: una planta que ayuda a mejorar la vascularización de la zona genital;
  • zarzaparrilla: que ayuda a mejorar la función hepática y aumenta el deseo sexual;
  • l-arginina: que ayuda a mejorar el nivel de oxigenación de las células en los hombres;
  • damiana: ayuda a mejorar el estado de ánimo y aumentar el deseo sexual;
  • la pasiflora que se puede tomar diariamente en forma de infusión;
  • una taza de leche caliente con dos cucharaditas de miel;
  • Aceites aromáticos como jazmín, sándalo y lavanda.

Seguir una dieta rica en proteínas puede ser un buen aliado para ayudar a contrarrestar la caída de la libido. El mayor consumo de carnes blancas como pollo, pavo y conejo, huevos, productos lácteos, ayudan a mejorar los antojos. Sin embargo, es necesario prestar atención a seguir esta dieta durante un par de hasta tres semanas, para no provocar otros desequilibrios.

Una dieta que incluya el consumo de frutas y verduras puede ayudar a estimular la libido del hombre, ya que estos alimentos contienen muchas vitaminas, antioxidantes y proteínas. De hecho, estos ayudan a desarrollar la testosterona. El brócoli y el tomate son excelentes aliados para aumentar el deseo sexual. Por otro lado, es bueno evitar el consumo de alimentos grasos y azucarados. 

Junto a la nutrición, siempre es recomendable realizar actividad física, como levantamiento de pesas y movimientos para tonificar los músculos. Puedes tomar, siempre pidiendo opinión médica, complementos alimenticios a base de ingredientes naturales como zinc , hierba maca, arginina. Estos ayudan a aumentar la producción de testosterona, líquido seminal y libido.

Dormir bien durante la noche puede ser otro remedio, ya que un sueño de buena calidad ayuda al cerebro y a la producción de testosterona, lo que también puede mejorarse con una pequeña comida de proteínas antes de acostarse. Cambiar tus hábitos de vida, eliminar el tabaquismo, el alcohol y las drogas, así como reducir el consumo de cafeína bebidas energéticas puede ser un remedio válido.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *