Ciencia y Peso
La Ciencia de la Nutrición y la Salúd

La osteoporosis es una enfermedad caracterizada por una reducción en la consistencia ósea. Las personas con osteoporosis son más propensas al riesgo de fracturas. La enfermedad afecta solo a 5 millones de personas solo en Italia, demostrando ser particularmente extendida en todo el mundo. Veamos todas las características de la osteoporosis, los síntomas, el diagnóstico y los tratamientos en los siguientes párrafos.

Características y descripción de la patología.

La osteoporosis implica una reducción en la consistencia ósea y un mayor riesgo de fracturas. La resistencia ósea se divide en dos características principales: masa o cantidad y calidad de los huesos. La osteoporosis ocurre con mayor frecuencia en personas mayores y en mujeres después de la menopausia, afectando principalmente el fémur, la muñeca y la columna vertebral.

En general, la osteoporosis puede afectar cualquier hueso del cuerpo humano, resultando en fracturas permanentes y discapacidades en casos severos, como en el caso de la cadera. La osteoporosis también se llama ‘enfermedad silenciosa’, ya que carece de un conjunto sintomático encontrado previamente en caso de fracturas, lo que también puede causar el colapso de las vértebras.

El colapso óseo y vertebral generalmente se manifiesta por una sensación intensa en la columna vertebral, deformación y reducción de su altura, posturas incorrectas como la joroba y la espalda curva. La condición de los huesos afectados por la patología puede verse comprometida hasta el punto de sufrir daños casi espontáneos, debido a traumas completamente insignificantes. La patología se puede prevenir a pesar del envejecimiento celular.

Mecanismos biológicos de osteoporosis.

¿Cuáles son los mecanismos biológicos de la osteoporosis? La estructura de los huesos consiste en colágeno y fosfato de calcioDurante la vida de cada sujeto, los huesos se renuevan continuamente gracias a la eliminación del tejido viejo y al depósito del nuevo.

En la infancia, la renovación ósea es mayor que la edad. La densidad del tejido óseo se alcanza alrededor de los 30 años de edad, después de lo cual el cuerpo comienza a eliminar el tejido viejo de una manera más acentuada que el depósito de los tejidos nuevos.

Causas de la enfermedad

El pico de masa ósea alcanzado en la fase adolescente demuestra ser particularmente importante desde el punto de vista de la salud ósea. Un déficit en el desarrollo del crecimiento óseo puede causar osteoporosis incluso en la infancia. La osteoporosis también puede ser causada por pérdida ósea, reabsorción de tejido mayor de lo normal, vejez, menopausia femenina, extirpación quirúrgica de los ovarios, radioterapia, quimioterapia, andropausia masculina, trastornos alimentarios.

La osteoporosis también puede surgir debido a tratamientos farmacológicos prolongados, anorexia nerviosa, alcoholismo, insuficiencia renal, hipertiroidismo, bajos niveles de hormonas sexuales, diferentes causas combinadas entre sí. 

Factores de riesgo y síntomas

Algunos factores de riesgo para la osteoporosis pueden corregirse adoptando un comportamiento apropiado. Los principales factores de riesgo incluyen bajos niveles de hormonas sexuales, dieta baja en calcio y vitamina Danorexia nerviosa, falta de actividad física, tabaquismo, consumo de drogas, consumo de alcohol. 

Los factores de riesgo que no pueden corregirse de antemano son: edad, mayor incidencia de sexo femenino, alteraciones de la estructura ósea, frecuencia de fracturas, antecedentes familiares, origen étnico, fracturas previas. 

Las primeras etapas de la osteoporosis son generalmente asintomáticas, mientras que más tarde puede experimentar dolor de espalda, una disminución de la estatura física, posturas incorrectas, fracturas óseas. En algunos casos, es recomendable consultar los consejos de su médico o los servicios de salud de emergencia, especialmente para las personas mayores después de los 65 años.

Diagnóstico y complicaciones

El diagnóstico incluye una identificación de osteoporosis,  la determinación posterior del riesgo de fracturas, la medición de la efectividad del tratamiento de la condición ósea. En el diagnóstico de osteoporosis se observa la baja densidad ósea, la velocidad de pérdida ósea y la estimación del riesgo de fracturas. Los exámenes especializados incluyen ultrasonido, CT cuantitativa CT, absorciometría de rayos fotónicos únicos. Las fracturas óseas aparecen como la consecuencia más frecuente de la osteoporosis, en casos más graves de tipología irreversible, que también modifica la postura de la espalda.

Osteoporosis: Curas y tratamientos.

Las terapias más adecuadas para tratar la osteoporosis incluyen atención a la dieta, actividad física diaria, comportamientos preventivos de seguridad. En general, también se recetan medicamentos para retrasar la degeneración progresiva de la pérdida ósea, para disminuir el riesgo de fracturas y aumentar la densidad ósea.

Alimentación

Contra la osteoporosis es necesario seguir una dieta adecuada rica en verduras y frutas. Para contener la pérdida de peso, se recomienda tomar alimentos ricos en vitamina Dvitamina KcalcioPara alcanzar una masa ósea óptima es importante evaluar una correcta ingesta de calcio, gracias a sus propiedades beneficiosas para los huesos y el cuerpo.

Los alimentos ricos en calcio incluyen: productos lácteos bajos en grasa, vegetales de hoja verde oscura como el brócoli, las sardinas y el salmón, la soya y sus derivados, las sardinas y las hojas de nabo. La ingesta de calcio también previene la formación de cálculos renales, mientras que los alimentos ricos en vitamina D aseguran la absorción intestinal de la sal mineral.

Actividad física y osteoporosis.

Para contrarrestar los efectos de la osteoporosis, es necesario realizar una actividad física diaria correcta, especialmente en casos de poca movilidad. La actividad física es necesaria para mantener una salud ósea saludable. El ejercicio físico también evita el riesgo de nuevas caídas y fracturas, al tiempo que evita los ejercicios excesivamente pesados ​​y los esfuerzos repentinos.

Tratamientos farmacológicos

Las terapias farmacológicas contra la osteoporosis se dividen en tratamientos preventivos y tratamientos para contrarrestar el dolor. Las terapias más comunes incluyen tomar bifosfonatos, agonistas, antagonistas estrogénicos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *