Ciencia y Peso
La Ciencia de la Nutrición y la Salúd

El colesterol bajo no presenta síntomas pero en su lugar puede tener consecuencias también bastante estándar en el cuerpo, porque las funciones Realiza como: bilis productos, las fibras nerviosas proteger, las membranas celulares que forman, producen hormonas y vitamina D . Hoy en día, es difícil escuchar sobre el colesterol bajo, ya que el estilo de vida y la nutrición aumentan considerablemente este valor, lo que lleva a lo que se llama hipercolesterolemia.

A pesar de esto, también existe una patología más conocida en medicina con el nombre de “hipocolesterolemia” que ocurre donde los niveles de grasa en la sangre son extremadamente bajos, por lo tanto, inferiores al valor estándar. El problema no está muy extendido, pero no se debe subestimar para esto. Veamos específicamente qué es, cuáles son los síntomas que pueden ocurrir, las principales causas que conducen al diagnóstico de este trastorno y cuáles son los remedios que se pueden adoptar para aumentar los niveles y garantizar que se mantengan en equilibrio.

¿Qué se entiende por colesterol?

El colesterol es una grasa presente en las células que forman los tejidos, una sustancia esencial para la membrana celular. Una buena cantidad de esta grasa se transforma en el llamado “ácido cólico”, un elemento que constituye las sales biliares, liberadas por la vesícula biliar junto con la bilis. Estos también son un soporte válido para ayudar al proceso digestivo y la absorción de grasas.

El colesterol también es importante para la función de varias glándulas y hormonas. El hígado es el órgano que se encarga de su síntesis. La cantidad de colesterol que contiene nuestro cuerpo proviene de los alimentos, que representan aproximadamente un tercio de la cantidad total y la producción en nombre del hígado. El colesterol tomado a través de los alimentos y sintetizado por nuestro cuerpo, circula en el plasma vinculado a proteínas particulares con las que se forma:

  • Aquellos con baja densidad “LDL” : que distribuyen el colesterol del hígado a las células;
  • Aquellos con “HDL” de alta densidad : que se ocupan de la eliminación de la acumulación de colesterol en las paredes de las arterias para llevarlas de regreso al hígado.

La unión de estos dos valores determina el llamado “colesterol total”. Una persona sana debe tener este valor por debajo de 200 mg / ml.

¿De qué sirve medir este valor?

Verificar periódicamente el valor de su colesterol HDL puede ser muy importante, ya que ayuda a comprender si nuestro cuerpo puede estar expuesto a enfermedades cardiovasculares como derrame cerebral, aterosclerosis o ataque cardíaco. Precisamente porque se considera “bueno”, su tarea principal es proteger nuestro cuerpo de la formación de estas enfermedades y, por lo tanto, es importante que este valor sea alto, lo que demuestra que está haciendo su trabajo muy bien.

¿Cuáles son los valores normales?

Para tener un cuadro clínico con valores equilibrados en principio, los parámetros de colesterol en la sangre no deben exceder los 200 mg / dL. Los valores “normales” pueden considerarse :

  • 120-220 mg / 100 ml para colesterol total;
  • 40-80 mg / 100 ml para HDL;
  • 70-180 mg / 100 ml para LDL.

Estos valores mantenidos bajo control y en equilibrio ayudan a reducir el riesgo de enfermedad cardiovascular.

Cociente total de colesterol y HDL

La relación entre el valor del colesterol total y el colesterol bueno se usa para establecer cuánto está expuesta una persona al riesgo de contraer enfermedades cardiovasculares. Conocer sus niveles de colesterol es importante, ya que ayuda a corregir su estilo de vida, comenzar una prevención y verificar la efectividad de su dieta y terapia farmacológica basada en medicamentos y suplementos.

Gracias a una prueba específica llamada colesterolemia, se puede establecer esta proporción que debe ser inferior a 5 para hombres y 4.5 para mujeres. Cuanto menor sea este valor, mejor será la salud de la persona. El alto nivel de HDL es siempre un dato positivo a tener en cuenta en el cálculo del riesgo cardiovascular, que es lo opuesto en el caso en que el valor de LDL debe ser alto, que en ese punto será mejor tomarlo para reducirlo.

Cociente HDL colesterol y triglicéridos

Los triglicéridos son grasas en nuestra sangre. Cuando este valor es alto, aquí debe verificar su dieta y el estilo de vida que lleva. En los adultos, la proporción entre estas grasas y el colesterol HDL debe ser inferior a 2, ya que el colesterol bueno protege contra las enfermedades cardiovasculares y cuanto menor sea esta proporción, mejor será la esperanza de vida sin enfermedades como derrames cerebrales o ataques cardíacos.

Colesterol “bueno” versus colesterol “malo”: diferencias

A menudo escuchamos sobre el colesterol HDL y LDL, pero no todos sabemos realmente cuál es la diferencia sustancial y qué relación existe entre estos dos valores. Comencemos haciendo una diferencia entre lo que se considera “bueno” y “malo”.

En medicina, HDL significa lipoproteína de alta densidad, que se considera “buena” porque gracias a este valor, el riesgo de ataque cardíaco o accidente cerebrovascular se puede reducir. Esto ocurre gracias a la función realizada por esta lipoproteína, que elimina el colesterol acumulado en las arterias, transportándolo al hígado, donde se elimina aquí.

Este valor debe ser mayor para evitar riesgos de ataque cardíaco y accidente cerebrovascular, que pueden surgir si supera los 60 mg / dL. Por otro lado, cuando es bajo, se puede aumentar al  tratar de mejorar el estilo de vida, por lo tanto dejar de fumar, deshacerse del exceso de peso o tratar de vivir una vida más activa y menos sedentaria.

Esto no se puede decir de lo que se considera “colesterol malo”. Este tipo de colesterol, LDL, es muy peligroso para nuestra salud, especialmente para el corazón porque las lipoproteínas transportan el colesterol desde el hígado a los vasos sanguíneos. Por lo tanto, un alto nivel de colesterol malo puede aumentar el riesgo de enfermedad cardiovascular, especialmente cuando el valor supera los 190 mg / dL. Cuanto menor se mantenga el valor, por lo tanto , menos de 100 mg / dL, menor será el riesgo de accidente cerebrovascular y ataque cardíaco.

Sintomatología

Cuando el colesterol HDL está por debajo de lo normal, no aparecen síntomas particulares. Por el contrario, no se puede decir lo mismo si se encuentra que estos valores son altos. Solo al someterse a pruebas específicas con una indicación médica será posible verificar las anomalías que pueden ser una señal que no debe subestimarse para cualquier riesgo futuro.

Cuando los niveles están por debajo de lo esperado, se puede encontrar en presencia de patologías que afectan el hígado, la glándula tiroides, la intolerancia al gluten o la enfermedad celíaca , o tumores de diversos tipos. Incluso la depresión o tomar ciertos tipos de medicamentos pueden tener varios síntomas entre una disminución de los niveles de colesterol.

Causas principales

La disminución del valor del colesterol HDL puede deberse a enfermedades como:

  • Enfermedad de tiroides;
  • Enfermedades relacionadas con el hígado;
  • Problemas intestinales;
  • Desnutrición;
  • Tumores
  • Abuso de drogas;
  • De fumar;
  • Obesidad;
  • Estilo de vida sedentario;
  • Consumo excesivo de carbohidratos:
  • La menopausia .

Consecuencias y riesgos.

Si se reducen los niveles de colesterol, se pueden desarrollar consecuencias importantes en el funcionamiento de nuestro cuerpo, ya que el colesterol interviene:

  • En la formación de membranas celulares;
  • En el proceso de absorción y digestión de grasas;
  • En el proceso de síntesis de hormonas como los andrógenos, estrógenos y progesterona;
  • En la producción de vitamina D, útil para los huesos;
  • En mantener la resistencia de la piel, evitando la evaporación del agua.

Bajo colesterol HDL y diabetes

El colesterol puede estar relacionado con la diabetes y esto aumenta el riesgo de enfermedad cardíaca .
Cuando la diabetes no se trata con las terapias farmacológicas necesarias, puede conducir al deterioro de las paredes vasculares, cuya causa radica en el aumento del valor de glucosa en sangre que a su vez genera una pérdida de la elasticidad de las paredes.

Cuando existen ambas patologías, pueden surgir daños muy graves, que pueden conducir a la calcificación de las arterias. El azúcar en la sangre afecta la acumulación de colesterol malo en la sangre y, en el caso de la diabetes tipo 2, la que no requiere insulina forma LDL más pequeñas y densas que residen en la sangre durante más tiempo, penetrando más fácilmente en las arterias y, por lo tanto, oxidando más fácilmente.

El azúcar en la sangre también puede estar asociado con niveles bajos de colesterol HDL, ya que reduce la capacidad de proteger al cuerpo del colesterol malo. Todo esto puede conducir a un aumento en la aparición de placas y un consecuente estrechamiento de los vasos sanguíneos. En los diabéticos, también podemos encontrar un aumento en los triglicéridos que provoca una disminución y una mayor eliminación del colesterol bueno.

Diagnóstico y prevención.

Para tener un diagnóstico correcto y, por lo tanto, encontrar el tratamiento farmacológico adecuado para limitar los daños, es necesario contactar a su médico para que pueda proceder con los análisis necesarios. Para medir el nivel de colesterol HDL es suficiente someterse a un análisis de sangre, posiblemente completo, en el que también se pueden medir los valores de LDL y colesterol total.

Para mantener los niveles de colesterol constantes y dentro de los límites recomendados, puede:

  • Comer una dieta baja en grasas animales, en alcohol pero rica en vegetales;
  • Mantener el peso corporal bajo control;
  • Hacer ejercicio regularmente
  • Evita fumar.

Si seguir un estilo de vida equilibrado no es suficiente para que los parámetros vuelvan a la normalidad, aquí es necesario intervenir con la terapia farmacológica.

Pautas de nutrición

Como hemos anticipado, la mayor parte del colesterol es producido por el cuerpo y el resto se toma a través del consumo de ciertos alimentos, principalmente de origen animal. Cuando todo funciona correctamente dentro del cuerpo, los parámetros se mantienen en equilibrio. A veces, sin embargo, este equilibrio se pierde debido a:

  • Problemas genéticos
  • Diabetes;
  • Enfermedad de tiroides;
  • De fumar;
  • Tomando medicamentos;
  • Comer una dieta basada en alimentos ricos en calorías, azúcares y grasas.

Todo esto puede conducir a un aumento en el colesterol. En formas leves, uno puede intervenir corrigiendo su estilo de vida e introduciendo actividad física, a fin de recuperar los valores.

En el caso de que sea necesario someterse a una terapia con medicamentos, la nutrición puede ayudar a mejorar el efecto de los medicamentos que también ayudan a reducir el riesgo de efectos secundarios. Para ayudar a mantener los valores en equilibrio en todo momento y, por lo tanto, tratar de aumentarlos donde estén bajos, le recomendamos que:

  • Seguir una dieta correcta en la que haya un mayor consumo de alimentos antioxidantes (frutas y verduras ricas en vitaminas) puede ser saludable para el cuerpo;
  • Consumo moderado de grasas animales tales como: mantequilla, manteca de cerdo, manteca de cerdo, crema, aceites vegetales saturados (palma y colza), despojos (hígado, cerebro, riñones), salchichas, leche entera o condensada, yogur entero, quesos maduros.

Remedios para aumentar el colesterol HDL

Los principales remedios que se pueden adoptar, para asociarse con las terapias farmacológicas necesarias cuando sea necesario, se refieren al estilo de vida. En particular, debe prestar mucha atención a su vida diaria, si está acostumbrado, por ejemplo, a realizar poca actividad física y, por lo tanto, prefiere una vida muy sedentaria y controlar su dieta. Definitivamente debe hacer un cambio en su dieta que puede ir acompañado de la introducción de vitamina B7 , que ayuda a desintoxicar el hígado.

Es muy importante comer un poco de fruta o verdura cruda y no sazonada antes de cada comida Hacerlo ayuda al metabolismo a regular el colesterol, una práctica que también es efectiva en los niños. En el caso de que los resultados del examen sean diferentes de los valores estándar, el médico podrá evaluar un posible riesgo cardiovascular y luego intervenir con los tratamientos más adecuados.

Seguir una dieta equilibrada al limitar el consumo de alimentos que contienen grasas animales, comer frutas, verduras y hacer ejercicio, puede ayudar a aumentar la cantidad de colesterol bueno en el cuerpo. En particular:

  • Frutas secas: las nueces, las almendras, las frutas secas contienen pequeñas cantidades de grasas omega-3 y fibra, dos nutrientes que pueden ayudar a mejorar los niveles de colesterol bueno cuando se come en el desayuno o como merienda;
  • Legumbres: como lentejas, garbanzos, frijoles que contienen una alta concentración de lecitina y omega 3, ayudan a reducir el colesterol malo y a aumentar el colesterol bueno. Lo ideal es consumirlos al menos tres veces a la semana o todos los días en pequeñas porciones;
  • Aceite de oliva: ayuda a mantener el colesterol total en la sangre bajo control, ya que evita la oxidación de las grasas en las arterias gracias a sus compuestos que permanecen sin cambios ya que no han sido sometidos a procesos de refinación. Dos cucharadas al día son suficientes para disfrutar de sus beneficios, consumirse solo o además de las comidas;
  • Zanahorias: pueden tener un buen efecto beneficioso sobre los niveles de colesterol HDL, ya que son ricas en betacaroteno, fibra, vitaminas y sales minerales. Los nutrientes contenidos en ellos ayudan a limpiar el hígado. Se pueden consumir además de ensaladas, en jugos de frutas o batidos. Lo ideal sería consumirlos al menos tres veces por semana;
  • Aguacate: ayuda a aumentar el colesterol bueno. Los nutrientes parecen ser excelentes aliados para el corazón y las arterias. Contiene omega 3 y 6, vitaminas y aminoácidos que ayudan a mejorar la función hepática y el nivel de colesterol HDL. Debe consumirse al menos tres veces a la semana solo, además de batidos o ensaladas;
  • Granos integrales: los cereales integrales contienen altas dosis de fibra, ácidos grasos y compuestos antioxidantes. Son nutrientes que pueden ayudar a mantener los niveles de colesterol en equilibrio. Se recomienda consumirlos todos los días, en pequeñas dosis como refrigerio o en las comidas principales. La avena, el arroz integral y el centeno pueden aumentar el colesterol bueno y disminuir el colesterol malo, así como los triglicéridos.

Además de estos hábitos saludables, siempre es bueno acudir a un médico y evitar tomar medicamentos o remedios de bricolaje que a veces pueden causar más problemas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *