Ciencia y Peso
La Ciencia de la Nutrición y la Salúd

La irritabilidad es un malestar compartido tanto por mujeres como por hombres, que puede afectar negativamente la vida diaria de los afectados. Se remonta a varios problemas tanto a nivel físico como psicológico. No todo el mundo tiene las mismas reacciones a los acontecimientos y, sin embargo, esto puede convertirse en un problema que provoca una sintomatología bastante variada.

Veamos en concreto qué es, cuáles son las características de esta patología y qué tipo de remedios naturales se pueden tomar para ayudar a contrarrestar los síntomas.

¿Qué se entiende por irritabilidad?

La irritabilidad es un trastorno que puede afectar a cualquier individuo en determinadas épocas del año, especialmente cuando está más nervioso, bajo estrés o ansioso. Este trastorno tiende a agravarse con el tiempo, por lo que es importante encontrar la causa e intervenir con terapias farmacológicas también apoyadas por algún remedio natural, en casos menos graves. En los últimos años, muchas personas se han visto afectadas por la irritabilidad y las causas pueden ser muchas. Si a la irritabilidad se suman la ansiedad y la depresión, el problema puede tener repercusiones tanto psicológicas como físicas.

Causas principales

Las causas subyacentes de la irritabilidad pueden ser de varios tipos y pueden estar relacionadas con factores psicológicos, físicos y sociales. En particular:

  • enfermedades mentales: derivadas de problemas familiares o laborales;
  • dificultades económicas;
  • dietas de bricolaje incorrectas o demasiado estrictas que causan sensación de hambre;
  • estrés y falta de sueño;
  • falta de recreación y tiempo libre;
  • ciclo menstrual ;
  • falta de vitaminas o minerales como magnesio y vitamina B;
  • emocionalidad, la forma en que se tratan las relaciones, el estrés puede afectar la salud mental.

Síntomas de irritabilidad

La irritabilidad es un trastorno que puede estar asociado a estados emocionales negativos, patologías o características del entorno externo. Los síntomas más frecuentes afectan a las mujeres, pero también pueden afectar a los hombres. El trastorno puede ocurrir durante los cambios hormonales propios de la adolescencia, el período premenstrual, la menopausia o la andropausia. Es una patología que indica un estado de malestar que puede estar asociado a síntomas como:

  • ansiedad y depresión por causas diferentes pero relacionadas;
  • dolor abdominal y espasmos musculares;
  • taquicardia;
  • dificultades respiratorias;
  • fatiga;
  • náusea;
  • sudoración excesiva;
  • miedo, angustia y nerviosismo;
  • falta de concentración;
  • frustración, apatía, malestar general;
  • tristeza;
  • dificultad para adaptarse a los cambios;
  • molestias y preocupaciones de diversos tipos.

En casos más graves, también pueden producirse dolores de cabeza, úlceras y trastornos sexuales. Esta sintomatología puede cambiar el comportamiento y los hábitos de la persona, llevándola a tener dificultades en su vida. El trastorno también puede estar asociado a una mala o incorrecta dieta pobre en nutrientes, con deficiencias en vitaminas y minerales. Nuestro consejo es integrar las deficiencias en su dieta, para ayudar a mantener el cuerpo y poder ayudar a limitar los síntomas de irritabilidad.

Pautas de alimentación

Como hemos visto, la irritabilidad es un trastorno muy a menudo subestimado, que se manifiesta con una reacción excesiva al límite de la ira, hacia los estímulos externos. Quienes sufren de irritabilidad pueden ser molestados por cualquier cosa y si se descuida este malestar puede convertirse en un estado emocional crónico. Pocas personas son conscientes de que incluso si se trata de una afección psicológica, si se descuida puede tener consecuencias negativas en el cuerpo y la salud. Pueden producirse temblores en las manos e incluso ataques de pánico.

La nutrición juega un papel muy importante porque puede ayudar a quienes se encuentran en un estado de ánimo que los vuelve irritables. Antes de recurrir a cualquier tipo de fármaco sin buscar la opinión de un experto, puedes empezar por cuidar tu dieta y consumir alimentos naturales que, gracias a las propiedades en las que son ricos, pueden tener un efecto positivo en el organismo. Los principales alimentos que pueden ayudar a contrarrestar la irritabilidad son:

  • albaricoque: que tiene propiedades que pueden ayudar a regenerar tejidos y nervios, ayudando también a equilibrar las reacciones nerviosas;
  • aguacate: es un alimento de fácil digestión que ayuda a equilibrar los nervios, y se puede consumir en ensaladas o como postre;
  • la remolacha: recomendada porque puede aportar mucha energía y es rica en minerales. Ayuda a mejorar el estado psicofísico y reducir el nerviosismo;
  • repollo: dos vasos de jugo de repollo al día pueden ayudar a contrarrestar los síntomas;
  • lechuga: contiene lactucarium que tiene efectos similares a los del opio, puede tener propiedades sedantes y por lo tanto se recomienda en los casos en que la irritabilidad esté asociada con el insomnio;
  • manzana: tiene numerosas propiedades que pueden tener efectos beneficiosos sobre el insomnio, el dolor de cabeza y la irritabilidad;
  • berenjena: es un sedante natural que también puede tener efectos positivos en el corazón;
  • melocotón: una fruta muy enérgica, con posibles efectos sedantes y antiespasmódicos naturales;
  • el perejil, que puede ayudar a equilibrar los nervios;
  • apio: recomendado para ayudar a combatir el nerviosismo, la astenia y el estrés;
  • la soja: recomendada para quienes están sometidos a estrés por exceso de trabajo, donde hay debilidades en minerales y vitaminas pero también para ayudar a contrarrestar la irritabilidad.

Los remedios naturales no están pensados ​​como sustitutos de los tratamientos farmacológicos recetados por el médico, sino que son adyuvantes que deben combinarse para ayudar a mejorar los síntomas. Pidiendo la opinión de un experto también se puede utilizar arcilla, para tomar por vía oral, disolviendo una cantidad equivalente a una cucharadita de café en un vaso de agua, todos los días durante 10 a 20 días.

El diagnostico

En cuanto aparezcan los primeros síntomas, nuestro consejo es contactar con un experto que, mediante una visita, análisis y algunas pruebas, podrá llegar al diagnóstico.

Cuando el médico haya comprobado que se trata de irritabilidad, podrá intervenir con la terapia más adecuada para combatir el trastorno. Recuerda que la puntualidad es fundamental para evitar que el problema se agrave con el tiempo.

Tratamientos y consejos útiles

El estilo de vida, sin duda, influye en nuestro organismo y en el estado de ánimo, principal causa de irritabilidad. Para intervenir sobre los síntomas se pueden prescribir fármacos específicos, más aún si la causa está vinculada a factores psicológicos y se puede aconsejar:

  • respire lentamente para promover la relajación del cuerpo;
  • ejercicio;
  • estar en contacto con la naturaleza;
  • duerma lo suficiente y bien;
  • dedícate un poco de tiempo libre a ti mismo;
  • siga una dieta saludable rica en frutas, verduras, legumbres y agua;
  • haz algo de meditación.

Remedi os naturales

La irritabilidad es una de esas enfermedades para las que existen remedios naturales, que pueden ayudar a reducir las molestias. La naturaleza ofrece hierbas y raíces como melisavaleriana, lavanda, manzanilla, pasiflora espino que pueden tener un efecto calmante.

Estas hierbas pueden utilizarse como sedantes naturales en forma de infusiones, infusiones y decocciones. Para elegir el que mejor se adapte a tus necesidades, es bueno que contactes con un experto que pueda recomendarte los mejores remedios herbales. El consumo de té de hierbas e infusiones puede ser un buen apoyo para las terapias farmacológicas y uno de los remedios naturales más eficaces para ayudar a contrarrestar la ansiedad, la irritabilidad y el insomnio, podemos encontrar:

  • bálsamo de limón: un posible calmante natural que puede ayudarlo a conciliar el sueño en paz;
  • valeriana: una planta conocida por sus posibles propiedades relajantes, que parecen ser capaces de ayudar a relajar el cuerpo y de realizar una posible acción como una pastilla natural para dormir;
  • pasiflora: una posible pastilla natural para dormir que parece poder ayudar a equilibrar las emociones;
  • espino: preparado como una infusión de hierbas, puede tener un efecto sedante y parece ser capaz de ayudarte a conciliar el sueño y relajar los nervios;
  • lavanda: su aroma se utiliza en aromaterapia para ayudar a contrarrestar el nerviosismo. Puede obtener más beneficios utilizando lavanda seca, bolsas interiores que se colocarán junto a la almohada.

Siempre es recomendable buscar el consejo de un herbolario y avisar a su médico cuando decida tomar hierbas, ya que si bien son productos naturales aún pueden tener efectos secundarios o contraindicaciones, relacionados con la ingesta de otros fármacos o alergias. .

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *