Ciencia y Peso
La Ciencia de la Nutrición y la Salúd

La ingesta prolongada de medicamentos puede provocar una acumulación de sustancias químicas y toxinas que los órganos denominados excretores”, es decir, riñones, hígado y pulmones, deben eliminar para evitar sufrir enfermedades y daños corporales. La eliminación de estas sustancias es un mecanismo muy agotador que requiere energía de estos órganos y por ello es fundamental someter tu cuerpo a periodos de desintoxicación y purificación.

La eliminación de la acumulación excesiva de estas sustancias nocivas sin una desintoxicación adecuada sería difícil, si no imposible, con el consiguiente estrés físico y mental. El hígado es el órgano que más puede sufrir, ya que su función principal es precisamente eliminar alimentos, fármacos y toxinas, pero también cualquier otro elemento que entre en nuestro organismo.

Veamos en particular cuáles son los síntomas, las causas y qué tipo de remedios naturales pueden ser útiles para depurar nuestro organismo, tras una ingesta prolongada de fármacos.

¿Qué se entiende por efectos indeseables?

Al tomar drogas durante períodos prolongados, nuestro cuerpo puede encontrarse con la fatiga de los órganos que se ocupan de la eliminación de todas las sustancias nocivas, como las toxinas y la aparición de efectos no deseados. Se trata de trastornos más o menos molestos que pueden producir los fármacos junto con su acción terapéutica.

Se trata de una serie de efectos que en ocasiones pueden ser soportados por la persona, siempre que no sean graves. En estos casos, la reacción está ligada a la acción del fármaco en el organismo y puede manifestarse, por ejemplo, con somnolencia excesiva durante el día, si quizás la noche anterior tomó una pastilla para dormir. Por tanto, el efecto indeseable puede presentarse como una exageración del efecto curativo normal que debería aportar el fármaco ingerido.

Las principales causas

Incluso si un medicamento se toma en las dosis correctas, puede causar efectos indeseables en órganos y sistemas distintos de aquellos en los que se desarrolló la enfermedad. Un fármaco, por ejemplo, con acción antiinflamatoria, además de actuar sobre el dolor y la inflamación, puede provocar malestar estomacal. Estos trastornos son leves y la mayoría de las veces no persisten, pero pueden sin embargo llegar a ser graves en los que son especialmente sensibles. Por esta razón, algunos tipos de medicamentos no se recomiendan en presencia de condiciones de salud o patologías particulares.

Hay reacciones que en cambio son causadas por la dosis que se toma y en estos casos hablamos de “reacciones idiosincrásicas”, para indicar todas aquellas reacciones que involucran a algunos individuos debido a un origen congénito o reacciones alérgicas, que ocurren después del contacto. repetido con el fármaco, de modo que el paciente produzca anticuerpos contra el fármaco.

Estos efectos secundarios no se pueden esperar, a veces graves y a veces desconocidos desde la introducción del nuevo fármaco en el mercado. Si los medicamentos se toman durante períodos prolongados o de forma incorrecta, es más probable que se produzcan efectos secundarios.

Sintomatología

Las reacciones indeseables por ingesta excesiva de medicamentos pueden clasificarse en leves, moderadas, graves o fatales según lo que es una clasificación establecida por la OMS. Los síntomas pueden aparecer inmediatamente después de la primera ingesta del medicamento o solo después de un uso prolongado.

Algunas reacciones están relacionadas con el uso de medicamentos, otras son leves y, por tanto, difíciles de detectar. En los ancianos, incluso los más leves pueden causar deterioro de las funciones, cambios en el estado mental, disminución del bienestar físico, falta de apetito confusión y depresión . Las reacciones alérgicas ocurren inmediatamente después de tomar un medicamento, pero no ocurren desde la primera dosis, sino después de un uso prolongado. Los síntomas pueden incluir: picazón, erupción cutánea, problemas con dificultades en las vías respiratorias superiores e inferiores.

Ingesta prolongada de medicamentos: reacciones no deseadas

Las principales reacciones no deseadas suelen ser atribuibles a la dosis de los medicamentos, otras veces, sin embargo, están relacionadas con el tipo de alergia que uno pueda sufrir. Los relacionados con las dosis son predecibles, a diferencia de los de otro tipo. En particular:

  • si están relacionados con la posología: pueden producir efectos más o menos graves en función del cuadro clínico del paciente o de la interacción con otras terapias farmacológicas;
  • si es alérgico: se desarrollan cuando un fármaco actúa como antígeno o alérgeno. Una vez que el paciente está sensibilizado, la exposición prolongada posterior al fármaco puede producir varios tipos de alergias. Las pruebas cutáneas y los exámenes específicos pueden ayudar a comprender cuáles son las reacciones indeseables de este tipo de fármaco;
  • idiosincrásico: estos son impredecibles y no se pueden rastrear ni a la dosis ni a la naturaleza alérgica. Ocurren en un pequeño porcentaje de personas que toman un medicamento.

Diagnóstico

Los síntomas que se presentan después de tomar un medicamento están relacionados con su administración. Sin embargo, el diagnóstico debido a una ingesta prolongada de un fármaco requiere una serie de investigaciones muy complicadas. La decisión de suspender una terapia puede ser necesaria en algunos casos, pero difícil al mismo tiempo si ese medicamento es esencial y no se puede sustituir por otro.

Cómo evitar la sobrecarga del hígado, los riñones y los pulmones.

En algunos casos la ingesta de medicamentos puede ser imprescindible, pero en otras ocasiones es un uso excesivo e innecesario, que a la larga puede resultar perjudicial para nuestro organismo. Siguiendo unas pequeñas pero importantes indicaciones, de alguna manera se puede intentar no cansar los órganos excretores con un consumo excesivo de drogas y todo lo que pueda envenenar nuestro organismo. Una condición de fatiga obligaría a los órganos a trabajar más. Por tanto, puede ser útil:

  • trate de mantener estable su peso corporal;
  • tomar la cantidad adecuada de vitaminas y minerales, útiles para llevar a cabo las funciones más importantes de nuestro organismo;
  • seguir una dieta sana, equilibrada, rica en fibra, frutas y verduras;
  • limitar el consumo de sal, ahumados, a la plancha, fritos y grasos;
  • limitar el consumo de bebidas alcohólicas;
  • eliminar fumar;
  • Evite tomar medicamentos innecesarios.

Remedios naturales para desintoxicarse de la ingesta prolongada de medicamentos

El hígado, los riñones y los pulmones tienen la tarea de transformar las sustancias nocivas producidas por el consumo de drogas, posteriormente en heces y orina. Cuando las toxinas y sustancias nocivas residen en el cuerpo en cantidades excesivas, el proceso de eliminación se ralentiza y puede causar daños graves al cuerpo a largo plazo.

La desintoxicación del cuerpo puede tener lugar en dos etapas: primero, el hígado, los riñones y los pulmones se ocupan de la transformación de todas las sustancias nocivas para que puedan ser expulsadas fácilmente y luego, en la siguiente fase, ser eliminadas del cuerpo. (especialmente durante la noche). El mejor método de desintoxicación proviene de los nutrientes y los principales pueden ser:

Para que la desintoxicación de medicamentos sea correcta es recomendable:

  • llevar un estilo de vida saludable;
  • consumir alimentos orgánicos;
  • someterse a controles periódicos de sangre y órganos;
  • practicar actividad física;
  • limpiar el agua de nuestro cuerpo mediante métodos de purificación;
  • tomar suplementos de vitaminas y minerales;
  • comer alimentos de temporada y producidos localmente;
  • consumir productos lácteos pasteurizados;
  • tome omega 3 consumiendo pescado azul;
  • consumir ajo, ortiga , romero y stevia excelentes desintoxicantes;
  • tomar jugos a base de alcachofa y diente de león;
  • Consuma ensalada de diente de león aderezada con limón y aceite de oliva virgen extra, excelente fuente de vitaminas y minerales como el hierro y el calcio.

Siempre es recomendable consultar a un experto antes de proceder con cualquier remedio natural y no pretender que este consejo sustituya a los tratamientos farmacológicos prescritos por el médico. Estos son métodos de desintoxicación natural que, sin embargo, deben acordarse con un experto en nutrición.

Consejos útiles

A la hora de comprar un fármaco muchas veces la gente tiene miedo de tener que leer todos los efectos indeseables que se informan en el prospecto y deciden no tomar el fármaco, suspender las terapias o cambiar la dosis de forma totalmente imprudente. Hacerlo puede causar graves daños a su salud. A veces puede ser más peligroso interrumpir el tratamiento que tolerar las dolencias.

Cuando su médico le receta un medicamento, siempre es aconsejable preguntar sobre los posibles efectos secundarios y cómo reconocer los síntomas si ocurren. Los mareos, un labio hinchado, una caída de la presión arterial pueden ser síntomas de una posible alergia, al igual que un dolor de garganta puede ser un signo de sensibilidad a un medicamento.

En el caso de que se presenten síntomas atribuibles a las terapias en curso, nuestro consejo es consultar a su médico o experto de confianza, informando síntomas y tipo de fármaco que está tomando.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *