Ciencia y Peso
La Ciencia de la Nutrición y la Salúd

La gastritis es una de las enfermedades más comunes en la población mundial. El trastorno involucra las membranas mucosas gástricas y se caracteriza por un proceso de inflamación que  daña las paredes del estómago. Por lo tanto, en los próximos párrafos, descubriremos los síntomas, las causas, el diagnóstico y los tratamientos que se pueden realizar en caso de gastritis.

Características de la patología.

La patología puede presentarse como un caso único o como un trastorno recurrente de naturaleza crónica. La gastritis se divide en diferentes tipos, sobre la base de diferentes kits sintomáticos. Los síntomas más frecuentes incluyen dolor y ardor en el estómago, náuseas, vómitos y distensión abdominal, pero no solo, vamos a verlos específicamente.

Las causas

Las causas del inicio de la gastritis pueden ser únicas o múltiples y saber cómo reconocerlas es un primer y fundamental paso hacia la recuperación.

  • El alcoholismo;
  • Dieta desequilibrada;
  • Infecciones por Helicobacter pylori;
  • Enfermedad de Crohn;
  • Estados fuertemente ansiosos y situaciones estresantes;
  • Ingesta excesiva de ventiladores;
  • Edad avanzada

Los tipos de gastritis.

Los diferentes tipos se discriminan mediante la evaluación de criterios específicos, que incluyen: examen endoscópico, extensión topográfica, grado de lesión y criterio etiológico. Son bien conocidos y reconocidos:

  • Gastritis aguda: generalmente asociada con las formas más transitorias de la enfermedad. Muy a menudo, en este caso, los síntomas del trastorno pueden, al principio, permanecer en silencio, mientras que en casos más graves la gastritis aguda puede conducir al riesgo de sangrado, incluso mortal, para la salud del sujeto.
  • Gastritis erosiva: muestra una pérdida de integridad de la mucosa gástrica, lo que resulta en sangrado. La gastritis erosiva puede ser una de las consecuencias del abuso de drogas, alcohol, eventos traumáticos o quemaduras graves.
  • Gastritis isquémica: forma grave causada por hipovolemia, émbolos, shock.
  • Gastritis corrosiva: puede ocurrir después de la indigestión de productos químicos, abuso de alcohol.
  • Gastritis farmacológica : en este caso hablamos de una patología debido a la prolongación excesiva de los tratamientos farmacológicos o puede estar relacionada con sus contraindicaciones. Las terapias más riesgosas son los AINE (medicamentos antiinflamatorios no esteroideos), ya que son extremadamente dañinos para la mucosa gástrica.
  • Gastritis nerviosa: esta tipología también se debe a un desequilibrio interno que, sin embargo, no se refiere a patologías sistémicas o sustancias tomadas. Sin embargo, es una somatización de condiciones de ansiedad fuerte y situaciones particularmente estresantes para el individuo.

La gastritis en forma aguda que implica lesión que, en la mayoría de los casos, tienden a resolverse espontáneamente dentro de aproximadamente 48 horas, demostrando ser bastante superficial. La gastritis crónica se divide en su lugar:

  • Gastritis crónica de tipo A, del fondo de ojo: se localiza en la curva del estómago, hacia el fondo, es de tipología autoinmune que generalmente afecta a los sujetos mayores.
  • Gastritis crónica de tipo B del antro: procedente de la bacteria Helicobacter pylori, capaz de afectar directamente a la mucosa gástrica. Las consecuencias más graves de esta gastritis son el carcinoma gástrico y la úlcera peptídica. La gastritis crónica tipo B también se puede detectar mediante biopsia y gastroscopia, incluso en ausencia de lesiones visibles.

Formas crónicas del trastorno.

El tipo crónico gastritis B se subdivide en:

  • Gastritis crónica no atrófica: capaz de afectar principalmente el antro del estómago, un área típicamente menos ácida, a menudo responsable de la úlcera péptica.
  • Gastritis atrófica crónica: ocurre en el sitio inicial del antro del estómago, pero se extiende por todo el cuerpo del mismo, causando daño permanente al estado de las membranas mucosas.

Los síntomas

El kit sintomático de gastritis crónica incluye dolor en el estómago, náuseas , vómitos, escarlatina, estados febriles, falta de apetito, anorexia , hemorragia, dispepsia . En la mayoría de los casos, las formas crónicas de la patología no muestran ninguna advertencia, mostrando los primeros síntomas solo en el momento de las complicaciones más graves. El tipo crónico gastritis B también puede conducir a la aparición de la anemia macrocítica , típico de una ingesta insuficiente de vitamina B12 o de hierro .

¿Cómo se diagnostica la gastritis?

La gastritis puede ser difícil de diagnosticar, especialmente en ausencia de síntomas específicos y contar el hecho de que éstos, en muchos casos, generalmente se sienten en un momento de patología secundaria. Uno de los métodos médicos más efectivos para diagnosticar gastritis es la gastroscopia., examen basado en la observación directa, por microcámara de las condiciones del estómago, membranas mucosas, duodeno. Mediante gastroscopia, las lesiones presentes pueden identificarse y analizarse, pero de uso frecuente también hay biopsias, útiles para analizar bajo el microscopio el tipo de gastritis en la que es necesario intervenir. Para la investigación de una posible infección por helicobacter, hay pruebas caseras o análisis de sangre que son mucho más confiables y precisos.

Pronóstico y tratamientos

El tratamiento se basa en los síntomas, en la gravedad de la enfermedad y, sobre todo, en su causa.

Cuando se producen hemorragias internas de la mucosa, la gastritis puede aumentar el riesgo de sangrado en el que intervenir con extrema urgencia a través de la cirugía . En caso de infección causada por la bacteria Helicobacter pylori, se utilizan tratamientos con antibióticos. En el caso del reflujo esofágico , es adecuada una prescripción médica basada en medicamentos protectores. La última palabra depende del médico, quien, una vez que ha recibido la imagen completa, puede hacer un diagnóstico y decidir el tratamiento más adecuado para el caso.

La dieta para combatir y prevenir la enfermedad.

En el caso de la gastritis recurrente , es importante cambiar también los hábitos alimenticios.  Se pueden tomar alimentos como: pescado magro, carne blanca, leche semidesnatada, quesos bajos en grasa, optando por una cocción ligera sin condimentos ricos en grasa, arroz y pasta de trigo integral, semillas de sésamo, vegetales ricos en betacarotenos, avena, infusiones y tés de formulación natural. Estos buenos hábitos también ayudan, en gran parte, a la prevención.de la patología. Sin embargo, combatir y prevenir la gastritis en la mesa no es suficiente para evitar cualquier riesgo o complicación, siempre es necesario preguntar sobre las buenas reglas a seguir, especialmente cuando uno está a punto de tomar drogas.

Alimentos en riesgo de evitar

Los alimentos que se deben evitar en caso de gastritis son: carnes procesadas y embutidos, condimentos grasos, alimentos envasados de origen industrial, pescado ahumado y carne, grasas, queso de alcohol, bebidas azucaradas y gaseosas, café, pimientos y especias picantes, tomates, frutas secas , chocolate, cítricos. Los excesos de alimentos, en el caso de gastritis diagnosticada, aumentan la producción de jugos gástricos y reflujo ácido.

Por otro lado, no es aconsejable caer en la trampa del ayuno. Este último puede presentar varios efectos secundarios y contraindicaciones en caso de gastritis. En este caso, los jugos gástricos producidos por el estómago vacío son particularmente dañinos para las condiciones de las membranas mucosas. Incluso los alimentos excesivamente calientes y excesivamente fríos pueden provocar diversas contraindicaciones. En presencia de gastritis, por lo tanto, es necesario prestar atención a lo que se consume , tratando de hacer que la comida habitual sea magra y libre de excesos. Otro buen hábito es cocinar los alimentos a fuego lento o temperatura media. Es importante preferir el agua natural, evitando sus versiones carbonatadas y efervescentes.

Remedios naturales contra la gastritis.

Para completar el tratamiento con remedios naturales, puede utilizar el aceite esencial de manzanilla para relajar el revestimiento del estómago, a repollo , verduras de la curación, a las patatas , que tienen emoliente y las zanahorias son ricas en pectina y vitamina A .

Para aliviar el malestar causado por la gastritis, se puede recurrir a masticar raíces de regaliz , lo que no se recomienda en caso de hipertensión . Además, la infusión a base de malva está particularmente indicada para aliviar los calambres abdominales, mientras que el té verde estimula la curación de las lesiones internas. El bicarbonato de sodio puede, por último, ser llevado a regularizar el interior pH del estómago.

Al contactar a su herbolario de confianza, puede obtener consejos sobre la compra de diferentes infusiones e infusiones a base de zanahorias, hinojo , papas, tomillo , aloe vera , bálsamo de limón , malvavisco, manzanilla y romero .


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *