Ciencia y Peso
La Ciencia de la Nutrición y la Salúd

Los fármacos antipiréticos son fármacos que ayudan a reducir la fiebre alta, estimulando mecanismos como la sudoración. La posible acción que llevan a cabo estos medicamentos se dirige a nivel del hipotálamo, donde se ubican los centros nerviosos que se ocupan de la termorregulación del calor corporal.

Cuando estos mecanismos se ven alterados por la fiebre, los antipiréticos pueden ayudar a estabilizar la temperatura al realizar también una posible acción analgésica. Veamos cuáles son las características de estos fármacos, qué tipo de efectos secundarios y contraindicaciones pueden tener y cuáles son los remedios naturales que se pueden utilizar junto con los antipiréticos.

Tópicos cubiertos:

¿Qué son los antipiréticos?

Los medicamentos llamados antipiréticos son medicamentos que ayudan a reducir la temperatura alta en presencia de fiebre. Éstas incluyen:

  • paracetamol: conocido ingrediente activo indicado en caso de fiebre, gripe, enfermedades exantematosas como sarampión, rubéola y varicela, pero también para problemas respiratorios. Junto con el efecto antipirético, puede realizar una actividad analgésica útil en caso de dolores de cabeza, dolores menstruales y neuralgias. Suele ser bien tolerado en comparación con otros antiinflamatorios del mercado, en el estómago y por tanto también recomendado para niños. Sin embargo, debe usarse bajo consejo médico y con precaución porque puede causar daño hepático grave;
  • ibuprofeno: principio activo que puede realizar una acción analgésica y antifebril, así como una leve acción antiinflamatoria. En comparación con el paracetamol, sin embargo, puede presentar algunas contraindicaciones a nivel respiratorio y gástrico. Los medicamentos a base de este ingrediente activo nunca deben tomarse con el estómago vacío.

Los fármacos antipiréticos sin paracetamol, sin embargo, incluyen:

  • medicamentos con cortisona como betametasona y dexametasona;
  • AINE: o “medicamentos antiinflamatorios no esteroideos” como ibuprofeno, nimesulida, ketoprofeno, flurbiprofeno y ácido niflúmico. A diferencia del paracetamol, estos principios activos pueden realizar una acción sistémica y por tanto además de utilizarse como antipiréticos también se utilizan como antiinflamatorios. Su uso puede provocar trastornos como hemorragias y úlceras;
  • Ácido acetilsalicílico: es un ingrediente activo que se recomienda en presencia de gripe, síntomas de resfriado pero también en caso de dolores de cabeza, dientes , neuralgias, dolores menstruales , dolores reumáticos y musculares . Al igual que otros AINE , no debe usarse si está tomando medicamentos anticoagulantes o si tiene problemas de sangrado, de hipertiroidismo, antes de los 14 años por el riesgo de una enfermedad neurológica muy grave.

¿Para qué son?

Los antipiréticos son los ingredientes activos que parecen ser capaces de contrarrestar el aumento de temperatura corporal debido a la fiebre. La temperatura ronda los 35-37 ° y cuando sube hablamos de fiebre. Este mecanismo de defensa es activado por nuestro organismo en forma de diferentes estados patológicos que pueden ser infecciones o inflamaciones.

El aumento excesivo de temperatura puede causar daños al organismo y por ello, cuando superan los 38 ° , se recomienda la administración de estos fármacos. Se pueden administrar antipiréticos a los niños por recomendación del pediatra. Los más recomendados son el ibuprofeno y el paracetamol. Habitualmente la formulación elegida es el supositorio, esto se debe a que en la edad pediátrica los capilares del área anal favorecen una rápida absorción del fármaco.

Cómo utilizar

Se recomienda tomar antipiréticos cuando se superan las temperaturas corporales normales. Sin embargo, estos fármacos se suelen abusar o tomar para diferentes síntomas, olvidando que la fiebre es un mecanismo de defensa de nuestro organismo que tiene como objetivo combatir las infecciones estimulando nuestras defensas inmunológicas. Por esta razón, siempre es importante buscar el consejo de un médico antes de tomar antipiréticos, a fin de evaluar su necesidad real.

La primera solución para ayudar a bajar la fiebre alta, y también la más eficaz, es tomar medicamentos. En este caso, se sugieren antipiréticos que normalmente se pueden adquirir en farmacias o parafarmacias, sin receta. Más allá de estos medicamentos siempre es recomendable seguir algunas reglas básicas, como:

  • hidratación: es necesario hidratarse adecuadamente, para reintroducir los líquidos perdidos y evitar la deshidratación. Preste atención a los niveles de hidratación observando las membranas mucosas orales y la cantidad de orina liberada;
  • ropa: es mejor usar ropa transpirable y de algodón que evite la acumulación de calor;
  • esponja: en sienes y muñecas para mantenerlas siempre frescas con paños húmedos. También es recomendable utilizar agua y vinagre frotándolo en pies y tobillos, con ayuda de una toalla empapada.

Contraindicaciones y posibles efectos secundarios.

Los antipiréticos pueden tener efectos secundarios que cambian según el tipo de fármaco administrado, la dosis y el cuadro clínico del paciente. El paracetamol no parece presentar contraindicaciones particulares salvo en casos de intolerancia al principio activo, anemia grave o insuficiencia hepatocelular. Los efectos secundarios más frecuentes pueden ser:

En el caso del ácido acetilsalicílico no se recomienda no administrarlo a menores de 14 años, salvo indicación médica, y no se recomienda en caso de hipersensibilidad a salicilatos o AINE. Entre los efectos secundarios más comunes se encuentran:

  • gastritis , náuseas , vómitos, reflujo, úlcera péptica;
  • tinnitus, mareos y zumbidos;
  • eritema y urticaria;
  • taquicardia.

Tomar ibuprofeno puede provocar trastornos de varios tipos e intensidades. En particular:

  • flatulencia, dispepsia, úlcera péptica;
  • asma;
  • púrpura;
  • somnolencia y mareos;
  • palpitaciones.

En cambio, los AINE pueden resultar en:

  • palpitaciones o taquicardia;
  • aumento de la presión arterial;
  • mareo;
  • somnolencia;
  • dificultad para concentrarse;
  • erupciones en la piel;
  • úlcera péptica o gástrica, hemorragia intestinal e inflamación del intestino.

Antipiréticos naturales

Para ayudar a nuestro organismo a bajar la fiebre junto con los medicamentos recetados por el médico, se pueden utilizar antipiréticos naturales. Los mas recomendados son:

  • milenrama: un remedio natural conocido desde la antigüedad que puede ayudar a reducir las altas temperaturas pero también a eliminar virus y bacterias. Se puede tomar en forma de decocción con saúco, menta y milenrama;
  • romero: hierba aromática que se puede utilizar como decocción y se deja hervir en agua durante unos diez minutos. Puedes consumir hasta dos tazas al día, incluso endulzadas. Recuerde evitar tomarlo si sufre de presión arterial alta;
  • Equinácea: una posible ayuda valiosa para nuestro sistema inmunológico, ya que puede ayudar a combatir infecciones e inflamaciones que pueden causar fiebre. Es recomendable tomar la tintura madre, de 30 a 50 gotas, dos o tres veces al día, solicitando la opinión de un experto;
  • ajo: que puede ayudar a desinfectar la nariz y la garganta. Se puede utilizar mezclándolo con leche azucarada o miel . Alternativamente, se puede comer un clavo crudo por la mañana y por la noche;
  • arcilla: dos vasos de arcilla verde ventilada para verter en una olla con dos vasos de agua. Deje que la mezcla alcance una densidad similar a la del chocolate. En este punto, la mezcla debe colocarse en el abdomen durante 30 minutos, protegiéndose con una simple hoja de papel y repetirse hasta 2 o 3 veces al día;
  • jengibre: puede ayudar a estimular el sistema inmunológico gracias a sus posibles propiedades antivirales, antitóxicas y antifúngicas. También puede ayudar a estimular la sudoración y reducir la fiebre. El consejo es consumirlo varias veces al día, crudo;
  • albahaca: para hervir en agua, y beber la solución obtenida de las hojas, un par de veces al día. Puedes endulzar el té de hierbas con miel.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *