Ciencia y Peso
La Ciencia de la Nutrición y la Salúd

Los antioxidantes son moléculas que ayudan al organismo a protegerse de la acción negativa de los radicales libresSon diferentes agentes que son producidos en parte por nuestro organismo y el resto debe introducirse a través de los alimentos o cuando sea necesario tomando suplementos.

El conjunto de antioxidantes genera una defensa capaz de contrarrestar la acción oxidante que realizan los radicales libres, evitando así producir daño a las células y por tanto someter al organismo a patologías muy graves. Veamos qué alimentos contienen más antioxidantes, cuáles son y qué tipo de efectos beneficiosos pueden tener en nuestro organismo.

Radicales Libres

Antes de hablar de los antioxidantes y por tanto de las supuestas propiedades beneficiosas que estos parecen ser capaces de liberar a nuestro organismo, conviene aclarar por qué los radicales libres son tan peligrosos. Se trata de sustancias que nuestro organismo produce como resultado de reacciones celulares, en particular aquellas que utilizan oxígeno para generar energía.

Los más conocidos son los ROS, cuya peculiaridad es contener un solo electrón que los hace mutables. Estos se unen a otras moléculas, oxidándolas para eliminar un electrón que les permite alcanzar el equilibrio. Esta reacción de oxidación genera un proceso que, si no se bloquea rápidamente, produce daños en proteínas, ADN y células. Por tanto, se crea un estrés oxidativo.  

Por tanto, el estrés oxidativo se produce cuando se interrumpe el equilibrio entre la producción de radicales libres y su expulsión por el organismo, creando una acumulación de radicales libres extremadamente dañina. La presencia de estas moléculas puede dañar las células, acelerar el proceso de envejecimiento normal y generar patologías neurodegenerativas y cardiovasculares. Precisamente para contrarrestar esta degeneración intervienen antioxidantes para defender el organismo.

La acción de los Antioxidantes Sobre los Radicales Libres

Los antioxidantes son moléculas que parecen ser capaces de bloquear la acción dañina de los radicales libres y así proteger las células. No son más que un mecanismo de defensa distribuido a nivel extracelular e intracelular.

Cuando los radicales comienzan su reacción en cadena, los antioxidantes intervienen para contrarrestar el proceso oxidativo, reemplazando las estructuras que de otro modo se dañarían. Básicamente, los antioxidantes se oxidan en lugar de las células, con el fin de proteger nuestro organismo de todas las enfermedades que pudieran surgir como consecuencia del estrés oxidativo.

Propiedades y Efectos Beneficiosos

Casi todos nuestros órganos se benefician de la acción de los antioxidantes, considerados importantes en la prevención del cáncer, enfermedades cardiovasculares, metabólicas y neurodegenerativas. Las principales propiedades se refieren a:

  • Nivel Cardiovascular: Ya que ayudan a proteger los vasos sanguíneos y dificultan la oxidación de las placas de colesterol.
  • A nivel neurológico: Ya que ayudan a contrarrestar la aparición de enfermedades como la enfermedad de Parkinson y el Alzheimer, derivadas de la presencia de daños por estrés oxidativo.
  • A nivel de la piel: Ya que parecen poder proteger la piel del envejecimiento cutáneo.
  • A nivel de las defensas inmunitarias: Ya que parecen ser capaces de contrarrestar inflamaciones que pueden producir efectos nocivos en nuestro organismo a largo plazo.
  • A nivel respiratorio: Ya que ayudan a defender al organismo de los daños provocados por la inhalación de productos tóxicos como el smog, alérgenos o humo, por la ingestión de moléculas cancerígenas y por los efectos secundarios de algunas terapias farmacológicas.

Tipo de Antioxidantes

Los ROS son generados por nuestro cuerpo directamente a partir de algunas células y también gracias a otras moléculas que se absorben a través de los alimentos. En el primer caso toman el nombre de endógenos, en el segundo de exógenos. 

Antioxidantes Endógenos

Son moléculas que nuestro cuerpo produce a nivel celular, para ayudar a contrarrestar la producción de moléculas dañinas. Las principales son :  glutatión, superóxido dismutasa, catalasa, proteínas SH, bilirrubina
, ubiquinona o coenzima Q-10 y melatonina.

Estas moléculas actúan sobre la sangre, ya que transporta oxígeno y por tanto produce radicales libres pero también:

  • Dentro de las células: En los peroxisomas, células pequeñas capaces de destruir las partes de la célula que dejan de funcionar;
  • En las mitocondrias: Centros propulsores de energía celular y, por tanto, sujetos a sufrir daños debido a la liberación de ROS.

Antioxidantes Exógenos

Son moléculas que ayudan a evitar la formación de ROS. Estos antioxidantes naturales pueden ser vitaminas y hay muchos. En particular:

  • Vitamina AE.
  • Vitamina C: Entre las más poderosas de la naturaleza, cuya función incide en diversos procesos celulares y ayuda a contrarrestar la acción de toxinas y contaminantes.
  • Selenio: Pertenece a la familia de minerales que ayuda a fortalecer las defensas inmunológicas, contrarrestar los radicales libres y estimular la producción de hormonas tiroideas.
  • Carotenoides: Los betacarotenos pertenecen a esta familia , cuyas propiedades ayudan a mantener la vista sana.
  • Polifenoles: Se dividen en flavonoides y ácidos fenólicos. Los primeros son un gran grupo de sustancias clasificadas en seis subcategorías, útiles para ayudar a proteger los capilares, para llevar a cabo una acción anti-envejecimiento y para evitar la aparición de enfermedades cardiovasculares.
  • ácido lipoico: un antioxidante poco conocido que contiene azufre, pero que juega un papel muy importante ya que apoya el glutatión y la vitamina C.
  • coenzima Q10: que se introduce en nuestro organismo a través del consumo de alimentos como carne, pescado, cereales, aceites vegetales, germen de trigosoja y alimentos vegetales.

Mecanismo de Acción de los Antioxidantes

Los antioxidantes también se pueden clasificar en función de la acción que realizan. Los principales son tres: preventivo, carroñero y refugio. Cada uno de estos grupos parece ser capaz de actuar sobre los radicales libres con el objetivo de bloquear el proceso de envejecimiento prematuro y la aparición de enfermedades.

Antioxidantes Preventivos

Se trata de agentes que bloquean la formación de radicales libres, impidiendo que se active el mecanismo del proceso oxidativo. Esta acción se realiza a través de tres mecanismos:

  • El “enfriamiento”: Que corresponde al apagado del ROS;
  • La inactivación de las moléculas cargadas negativamente, los peróxidos, que alteran la estructura de las moléculas.
  • La quelación de metales como el hierro y el cobre, con el fin de bloquearlos y evitar que realicen acciones a favor de los radicales libres.

Limpiador de Antioxidantes

También llamados “carroñeros”, son agentes que tienen como finalidad bloquear las reacciones de inicio de la cadena de radicales para ayudar a contrarrestar la propagación. Estos agentes reducen la concentración de radicales eliminándolos al interactuar directamente con ellos y así inactivándolos. Los antioxidantes de “rotura de cadena”, o “rompecadena”, pueden bloquear la propagación de reacciones en cadena.

Refugio de Antioxidantes

Son enzimas que se activan en cuanto se produce el daño de los radicales, insertando un nuevo segmento de molécula en sustitución del oxidado. Entre estas enzimas hay algunas que son realmente esenciales para la reparación de daños que afectan a moléculas o estructuras celulares como membranas y ADN.

Antioxidantes y Ejercicio

Junto a la principal acción defensiva que llevan a cabo los antioxidantes, también se puede observar cómo estas sustancias son útiles para quienes practican deporte:

  • Como disciplinas físicas, que requieren resistencia a esfuerzos prolongados, por lo tanto actividades como ciclismo, maratones, aeróbic.
  • Deportistas profesionales que entrenan con frecuencia, varias veces durante el día.
  • En el tiempo libre, donde puede ocurrir un estado inflamatorio general debido a períodos de estrés.

Los entrenamientos frecuentes y muy intensos generan un estrés que conduce a una mayor producción de radicales libres, los cuales en exceso pueden provocar alteraciones de la musculatura con la consecuente fatiga y debilidad. Cuanto mayor sea la duración e intensidad del ejercicio realizado, mayor será el número de radicales producidos por el organismo. Por el contrario, si te preparas físicamente de forma adecuada, la producción de radicales disminuye.

Quienes practican deporte deben consumir muchos alimentos ricos en polifenoles, por tanto frutas y verduras como:

  • Pueden mejorar los tiempos de recuperación y la capacidad.
  • Pueden ayudar a reducir el estrés oxidativo de proteínas y músculos.
  • Pueden ayudar a contrarrestar cualquier lesión de músculos y tendones.
  • Pueden ayudar a reducir la fatiga muscular.

Es fundamental a la hora de practicar deporte a cualquier nivel, consumir una dieta sana y equilibrada que, por tanto, pueda garantizar el aporte adecuado de nutrientes para reponer la energía perdida, y prevenir lesiones o lesiones musculares.

Alimentos que Contienen Antioxidantes

Como hemos dicho, la nutrición es fundamental para garantizar el bienestar general del organismo. El consumo diario de frutas y verduras puede ser un apoyo válido para mantener nuestro cuerpo sano. Los expertos, de hecho, aconsejan consumir 5 porciones al día y variar el tipo. Además, recuerda que para tratar de mantener inalteradas las propiedades de los antioxidantes, es fundamental preferir cocinar a bajas temperaturas.

Cómo Tomar Antioxidantes

Llevar una vida estresada puede llevar a comidas rápidas y poco saludables. Esto significa que la producción de radicales libres en el interior del organismo aumenta y para contrarrestar su incremento exponencial se hace necesario introducir antioxidantes que ayuden a los producidos de forma fisiológica por nuestro organismo.

A esto se suma el consumo de alimentos pobres desde el punto de vista nutricional, los llamados “alimentos chatarra”, a la vez ricos en calorías. La combinación de estos malos hábitos está llevando al hombre a una condición de desnutrición, que también incluye la baja ingesta de antioxidantes exógenos.

La primera solución a intervenir sería corregir la dieta, luego implementar un régimen más equilibrado capaz de controlar el estrés oxidativo. En algunas épocas del año en las que existe una mayor concentración de estrés, o en el caso de dietas adelgazantes no equilibradas o veganas, es posible recurrir a la introducción de antioxidantes a través de suplementos. Esta solución también puede ser un apoyo válido para quienes practican deporte de forma intensiva, personas que están acostumbradas a viajar mucho, que llevan mucho tiempo haciendo dietas hipocalóricas o que siguen dietas veganas.

Suplementos Antioxidantes: Posibles Contraindicaciones

Como todas las sustancias, incluso los antioxidantes introducidos a través de los suplementos, si en dosis excesivas pueden provocar reacciones contrarias a las deseadas, como en el caso de la vitamina E que si se acumula en los tejidos puede volverse tóxica, la vitamina C, si en exceso puede favorecer la proceso de oxidación.

Aquí es importante tomar suplementos en dos ciclos de máximo 15-20 días, durante el cambio de estación. Es mejor elegir alimentos con efectos beneficiosos para el organismo, que prolongar el consumo de suplementos. Evidentemente, cualquier administración de antioxidantes debe ser evaluada por un experto. Una dosis excesiva puede tener consecuencias muy graves, como en el caso de la vitamina K, que puede interferir con la ingesta de fármacos anticoagulantes.

Suplementos Antioxidantes Naturales: ¿Dónde Comprarlos?

Los suplementos antioxidantes se pueden adquirir en fitoterapia, farmacia y parafarmacia. En concreto, también puedes encontrar complementos naturales a base de té verde, rosa mosqueta o karkadè con los que preparar infusiones. El costo de estos productos varía según el tipo. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *