Ciencia y Peso
La Ciencia de la Nutrición y la Salúd

La ansiedad es un estado emocional que ocurre cuando hay una preocupación excesiva por algo y puede ser una reacción a veces excesiva en comparación con las condiciones reales. En general, con este término se acostumbra agrupar las reacciones cognitivas, conductuales y fisiológicas que se activan como respuesta a un estímulo considerado por la persona como una especie de amenaza y para el cual uno está convencido de no poder remediarlo. Profundicemos en el tema al ver en detalle las causas, cuáles son los síntomas que ocurren y qué tipo de remedios y tratamientos se pueden adoptar para encontrar una solución a este trastorno.

¿Qué es la ansiedad y cuáles son los factores de riesgo?

La ansiedad es un estado emocional que involucra la mente , una condición incómoda para la cual no siempre es posible establecer el factor que la desencadena. En general, los sujetos afectados por la ansiedad también pueden manifestar ataques de pánico, miedos y fobias por algo que consideran un peligro para sí mismos o para sus seres queridos, causando graves molestias tanto mentales como físicas, cuando el trastorno termina con siendo somatizado.

La ansiedad puede surgir como resultado de un fuerte estrés, por causas externas a la persona y, a veces, no hay una razón real. Este estado de tensión persistente no abandona a la persona que lo padece. Las causas que causan estos estados a menudo son atribuibles a las patologías presentes en el cuerpo y, en este caso, deben tratarse con terapias farmacológicas adecuadas a largo plazo, a las que a menudo se asocian las terapias psicológicas. Estudios recientes han demostrado cómo la ansiedad y el estrés conducen al envejecimiento prematuro.

Síntomas de ansiedad

Millones de personas en todo el mundo sufren de ansiedad y trastornos de ansiedad. Los síntomas de este malestar pueden afectar a uno o más órganos, incluso simultáneamente, dando lugar a problemas intestinales, taquicardias, temblores, zumbidos, sensaciones de asfixia, calambres en el estómago y una sensación de debilidad general. Podemos distinguir los síntomas de ansiedad en:

  • Cognitivo: entiendo la sensación de vacío mental, sensación de peligro, pensamientos negativos, comportamientos protectores, sensación de estar siempre en el centro de atención de otros sujetos;
  • Comportamiento: disposición para explorar el mundo que lo rodea, escapar de situaciones percibidas como amenazantes, siempre buscar consuelo constante, comportamientos protectores como estar acompañado;
  • Físico: que incluyen tensión, temblor, sudoración, palpitaciones, aumento de la frecuencia cardíaca, mareos, náuseas , hormigueo, despersonalización.

Analicemos los más frecuentes:

  • Palpitaciones y dolor en el pecho: latidos irregulares incluso en personas sanas, durante las actividades diarias regulares que se acentúan durante los estados de ansiedad;
  • Dificultad para respirar: en realidad es más una sensación que un hecho, que es controlado por el cerebro y se deriva de la respiración repetida del cofre. Esta condición, sin embargo, causa fatiga de los músculos intercostales que terminan tensándose y causando espasmos, lo que aumenta el estado de agitación;
  • Náuseas o molestias abdominales: el estómago en una persona ansiosa se contrae y se relaja de manera irregular, presentando náuseas y mayor agitación;
  • Sudoración y temblor: son movimientos causados ​​por la contracción involuntaria de los músculos y durante los estados de ansiedad para controlar la temperatura corporal que tiende a aumentar, el cuerpo la contrasta con el sudor;
  • Mareos: asociados con sentimientos de confusión, mareos y aturdimiento;
  • Despersonalización: sentirse separado se sabe que uno mismo es causado por la falta de sueño, el cansancio y, en algunos casos, por la ingesta de alcohol o sustancias.

Causas de ansiedad y diagnóstico.

Encontrar el factor que desencadena los estados de ansiedad no es muy fácil, pero se pueden identificar tres tipos de factores que determinan estados de agitación más o menos graves: estilo de vida, factores genéticos o hereditarios, desequilibrios de sustancias presentes en el cerebro.

La ansiedad genera miedo, ataques de pánico y fobias que no se pueden controlar y que llevan el nombre de la causa que los genera. Distinguimos el trastorno de ataque de pánico DAP del trastorno de ansiedad generalizada GAD, una condición que persiste en el tiempo y causa no solo agitación sino también insomnio y problemas motores.

Nutrición a seguir en presencia de ansiedad

En la ansiedad, siempre se recomienda tomar alimentos que puedan equilibrar el sistema nervioso. En general, los aminoácidos deben:

  • Realizar un efecto calmante en el nivel mental;
  • Equilibre la mente y las emociones, para hacer esto puede consumir alimentos ricos en vitaminas B y C;
  • Verifique los cambios del motor.

Los alimentos recomendados son soya , granos integrales, levadura de cerveza, vegetales como lechuga, judías verdes y calabacines, papas hervidas, pesto (albahaca, piñones y ajo). No se recomienda el consumo de café, té y coca cola que deben disminuirse.

Remedios naturales para la ansiedad

Para el tratamiento de la ansiedad, los remedios herbales, las tinturas madre o los extractos de plantas son fundamentales para la acción calmante que actúa sobre el órgano que ha somatizado el trastorno. Los mejores remedios son:

  • Manzanilla y bálsamo de limón : para calmar los estados ansiosos que afectan el sistema muscular y gastrointestinal;
  • Lima y espino: para relajar el sistema cardiovascular, combatir el insomnio, el nerviosismo, las migrañas;
  • Pasiflora y flores de bach: para sofocar el sistema nervioso central;

Cuando la ansiedad se consideran todavía no es una enfermedad real, pero a niveles manejables por la persona misma, sin intervención farmacológica también puede poner en práctica técnicas de relajación, la práctica de actividades de meditación er icorrere a los remedios naturales a base de hierbas, como hemos visa o productos disponibles en fitoterapia con una función calmante. En presencia de síntomas particulares, siempre es bueno ir al médico para una consulta y posiblemente intervenir con tratamientos de terapia psicológica.

Aromaterapia en caso de ansiedad

Los aceites esenciales generalmente se recomiendan para tratar la ansiedad Simplemente vierta unas gotas durante unos tres días, disuelto en una cucharadita de miel. Los más utilizados son el bálsamo de limón y el aceite de lavanda, también mezclado con otros aromas.

Tratamiento de psicoterapia para la ansiedad.

La psicoterapia para los trastornos de ansiedad puede ser considerado el mejor tratamiento y difícilmente puede prescindir. Es una terapia cognitiva conductual recetada por especialistas para tratar la ansiedad y todos los trastornos relacionados con ella. El tratamiento dura unos meses, con sesiones semanales en consultorios privados. De hecho, es necesario recurrir a centros privados que puedan garantizar calidad y altos estándares profesionales.

Terapia farmacológica de la ansiedad.

Los fármacos ansiolíticos se usan ampliamente para esta patología, pero son útiles solo si se administran en ciertas situaciones y por períodos cortos de tiempo. La ingesta prolongada puede causar adicción al principio activo, abstinencia cuando se suspenden y también puede empeorar el cuadro clínico ya comprometido. En algunos casos, si se administran en dosis excesivas o junto con otras drogas, pueden ser letales.

Los nuevos fármacos antidepresivos se prescriben con función ansiolítica y están particularmente indicados para el tratamiento de los trastornos de ansiedad . Tienen una eficacia que, sin embargo, se pierde cuando se suspende el tratamiento y tienen numerosos efectos secundarios y contraindicaciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *